Bella Thorne parece que no encuentra al hombre perfecto para ocupar su corazón, y no será por falta de intentos. Desde que la cantante y actriz puso fin a su relación de un año con Gregg Sulkin, su vida sentimental se ha caracterizado por una continua inestabilidad. Aunque parecía que sería Tyler Posey el encargado de enamorar de nuevo a Thorne, su relación se basó en uno meses dominados por la pasión.

Después de subir la temperatura en las redes sociales en numerosas ocasiones con sus provocadores y pasionales posados, Bella y Tyler pusieron fin a su noviazgo. La actriz rápidamente encontró a otro candidato perfecto para enamorarse. Parecía que recuperaba la ilusión junto a Charlie Puth, pero fue uno de los romances más breves.

Después de verles recorrer juntos las playas de Miami y después de sus primeras apariciones públicas conjuntas, se distanciaban de nuevo. Pero esta vez, Puth se quedó con ganas de dedicarle unas últimas palabras a Bella, y lo hizo mediante su perfil de Twitter, donde la acusó de haber sido infiel a su ex, Posey, con él.

Esto desencadenó la furia de algunos usuarios de las redes sociales que decidieron atacar a Bella sin ningún tipo de respeto. Durante un tiempo estuvo recibiendo amenazas de muerte de gente que creía que había sido infiel a Tyler, cosa que, según ella misma ha declarado, era mentira. Aunque ella ha sido comprensiva y lo ha achacado a su papel como ídolo juvenil, está molesta por el trato recibido.

No hay que olvidar que se trata de su vida privada y que haga lo que haga no debería ser juzgada, estemos de acuerdo o en desacuerdo con su actitud. Lo primero es respetarla y, por supuesto, respetar su vida privada. "No es agradable pensar que todo el mundo cree que eres un ser humano horrible y el hecho de ser alguien conocido no hizo más que empeorar la situación", explicó Thorne en su última entrevista concedida a la revista People.