Parece impensable que el divorcio entre Johnny Depp y Amber Heard tenga alguna etapa apacible y de entendimiento mutuo. La nueva polémica ha surgido porque el actor quiere que su exmujer firme un acuerdo de confidencialidad.

Amber había pedido la información financiera de Depp, para conocer y establecer el reparto de bienes en el divorcio. Y esta petición es la causa por la que ha estallado de nuevo la guerra entre los artistas.

Los abogados del actor de 'Piratas del Caribe', aunque reconocen el derecho que tiene la actriz a conocer esa información, que incluye datos sobre el patrimonio del intérprete, se han negado a entregarla. El motivo es que sospechan que ella (o sus familiares y/o amigos) son los culpables de que se revelen tantas informaciones sobre el divorcio en los medios de comunicación, pues siempre hablan de "fuentes cercanas a Amber Heard".

Es por esta misma razón por la que Johnny dice que solo le facilitará su información financiera cuando ella firme el contrato de confidencialidad (del cual ya tienen dos versiones los abogados de ella y de las cuales no han querido firmar ninguna).

"Este caso ha sido extraordinariamente público desde su creación. Ha habido artículos diarios en la prensa nacional y extranjera sobre este procedimiento y la vida de las partes. Cada detalle de esta acción ha sido relatado por los medios de comunicación y se ha convertido en uno de los divorcios de celebridades más fuertemente publicitados en la historia reciente", argumentan los abogados del actor.