El pasado 7 de septiembre fallecía la actriz china de 26 años Xu Ting tras detectarle a principios del 2016 un linfoma, un cáncer en el sistema inmunológico. La intérprete eligió tratarse la enfermedad mediante tratamientos propios de la medicina tradicional china en vez de someterse a quimioterapia.

“No quiero que la quimioterapia me atormente y me afecte hasta el punto de verme irreconocible y perder mi belleza y talento”, explicó la propia artista en su blog. Ting también afirmó entonces que “No importa el tiempo que viva, quiero disfrutar de cada día feliz”. Por ello optó por tratarse de la enfermedad con técnicas de medicina natural china, métodos que incluyen acupuntura y cupping (vasos calientes, colocados sobre la piel, en cuyo enfriamiento ejercen un efecto curativo) sobre el paciente.

No fue hasta el pasado mes de julio que Xu hizo pública su enfermedad a través de sus redes sociales dónde también comunicó la forma en la que se estaba tratando junto a varias imágenes del procedimiento. Algunos seguidores de Xu Ting ya instaban a la actriz a que se sometiera a quimioterapia. Método al que finalmente decidió someterse al ver que no estaba obteniendo los resultados deseados pero fue demasiado tarde.

La hermana de la actriz calificó las recetas aplicadas a la enferma de "fraude". Y tras su muerte se ha abierto un debate sobre la efectividad de la medicina tradicional china en enfermedades como el cáncer.

Imágenes de la actriz Xu Ting mientras se sometía a los tratamientos de medicina china | Weibo