De actriz de éxito en Bollywood a Madre Gaia Sofia. Sofia Hayat ha dicho adiós a su prometedora carrera en el cine para ser monja. No solo ha renunciado al glamour de las alfombras rojas y fiestas en Londres, Hayat se ha sometido a una operación para quitarse los implantes de silicona que tenía en el pecho y se ha despojado de sus vestidos caros para llenar su armario de sencillos hábitos.

Hayat ha roto completamente con su vida anterior e incluso decidió terminar su noviazgo: "En julio del año pasado terminé mi relación porque mi deseo sexual se había desvanecido. Decidí hacerme célibe. No sentía ninguna atracción física hacia nadie, así que me lo tomé como una señal de que debía dejar el sexo", afirmó a Vogue Italia.

Aunque nunca había mostrado interés por la vida espiritual, decidió acudir a sesiones de reiki, que consiste en la creencia de la sanación a través de la imposición de manos, donde comenzó su curiosidad: "Nunca había mostrado demasiado interés por la espiritualidad, pero cuantas más sesiones hacía, más encontraba la paz espiritual. Me empecé a cuestionar si habría otro camino para mí y empecé a estudiar reiki y meditación", asegura a The Sun. Su perfil de Instagram se ha convertido en su mejor aliado para prodigar sus creencias y nueva doctrina.