Celebrities » De aquí

SE LLAMABA URSULOLITA SHOP…

Úrsula Corberó cierra su tienda de ropa en la Milla de Oro de Madrid

Hace unos años, cuando Úrsula Corberó todavía no había alcanzado el éxito profesional que le ha otorgado el año 2016 y coincidiendo con una época en paro, la actriz decidió montar una tienda de ropa en plena Milla de Oro de Madrid. Empezó como una franquicia de moda hippie que compró a unos amigos de sus padres, en el año 2013. Para el 2014, Corberó decidió crear su propia marca y la tienda pasó a llamarse Ursulolita Shop, trabajando con grandes firmas como Chanel, Jimmy Choo o Balenciaga. Sin embargo, el vertiginoso precio del alquiler y las pocas ventas, obligaron a la novia de Chino Darín a cerrar la tienda hace dos meses.

Imagen no disponible

Atresmedia Imagen no disponible

Publicidad

Aunque Úrsula Corberó está atravesando por uno de los mejores momentos de su vida, a nivel personal y profesional (como actriz), lo cierto es que su faceta como empresaria textil no ha sido demasiado buena. Úrsula se ha visto obligada a cerrar la tienda de ropa que tenía en plena Milla de Oro de Madrid.

La intérprete de 'La embajada', la serie emitida por Antena 3, mantiene una relación sentimental con Chino Darín desde principios de 2016 y, actualmente, no ha parado de trabajar en proyectos muy variados. Sin embargo, no todos los años han sido un camino de rosas para la catalana.

En 2012, después de acabar su contrato con la serie 'Gran Reserva', decidió montar una tienda de ropa. Compró una franquicia a unos amigos de sus padres, que vendían ropa hippie en Ibiza. Corberó pensó que esa tienda, en plena calle Claudio Coello, sería un gran éxito y revolucionaría a todo el mundo.

"Me quedé un par de meses en paro y se me venía el mundo encima, así que… Decidí montar una tienda", explicaba la novia del argentino. Y es que en 2014 pasó a llamarse Ursulolita Shop y empezó a trabajar con firmas tan importantes y prestigiosas como Channel, Balenciaga o Jimmy Choo.

Sin embargo, el alto precio del alquiler del local (unos 4.000 euros), según han informado varios medios, y la escasez de ventas, obligaron hace un par de meses a la actriz a cerrar el negocio. Un verdadero fracaso como empresaria que se contrapone a su exitosa carrera como actriz.

Publicidad