Georgina Rodríguez está viviendo una de sus etapas más complicadas. Hace unos días mostró su apoyo a su pareja, Cristiano Ronaldo, después de que se reabriera el caso por una supuesta agresión sexual del futbolista a una joven americana.

Ahora la modelo tiene que hacer frente al pasado de su padre, Jorge Rodríguez, quien al parecer estuvo una década entera en la cárcel por delitos relacionados con el narcotráfico y las armas. Es más, tras cumplir su condena, España lo expulsó y se fue de vuelta a Buenos Aires, su ciudad natal.

Allí estaría al cuidado de algún familiar cercano, sobre todo después de sufrir un ictus que le habría dejado incapacitado para hablar. Ahora Georgina se apoya principalmente en su hermana, de la que no se separa. Ambas mantienen una tensa relación con su progenitor al que, al parecer, ayudan económicamente.