Celebrities » De aquí

Cosmopolitan

Todo lo que deberías saber sobre las mujeres que se casan jóvenes

Todas conocemos a alguna: joven veinteañera con anillo de compromiso en mano. Es entonces cuando nos preguntamos qué se le pasó por la cabeza para casarse antes de que tú terminaras la universidad. ¿Un embarazo? ¿Familia extremadamente religiosa? ¿Una noche loca en Las Vegas? Aunque nos basamos en estereotipos, la respuesta puede ser perfecta y simplemente "amor".  Por eso, hay una serie de cosas que este tipo de mujeres quieren que sepas.

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

No, no lo había planeado

Como todo (o casi todo) en la vida, el amor es algo bonito e impredecible. Seguramente no colgó una nota en el baño pidiendo desesperadamente un marido. En su lugar, se dio la situación y está feliz con ello.

No quiere decir que mi vida o diversión se haya acabado

Estar casada no es el equivalente a acabar con tu vida de los geniales 20 años. Puedes seguir quedando con tus amigas, salir de fiesta y hacer las mismas cosas que harías sin ser la mujer de alguien.

Y no, no estoy embarazada

Al ser algo poco común en nuestra generación, asumimos casi al instante que la boda se debió a una 'causa mayor'. Tener niños será una decisión que ambos tomarán en un futuro, y casarse no es un determinante para ello hoy en día.

Que me haya casado pronto no significa que se vaya a acabar pronto

Si es amor de verdad, durará igual que el de cualquier otra pareja que no se case nunca. Por supuesto que no puedes predecir el futuro, y nunca se sabe lo que puede pasar. Pero, por ahora, está muy feliz con su marido y eso es lo más importante.

Claro que estaba nerviosa

Igual que cualquier otra novia, los preparativos de la boda no fueron nada fáciles, y entre banquete, hotel, vestido y toda clase de decoraciones, quise tirarme de los pelos en millones de ocasiones.

Mis padres no pensaron que estaba loca

De hecho lo aceptaron bastante bien, incluso pillándoles por sorpresa. Fue todo muy natural, y están contentos de que su hija haya encontrado al amor de su vida a tan temprana edad.

No tengo que cambiar por completo mi vida por estar casada

Voy a seguir estudiando, trabajando en lo mismo y yendo a las mismas clases de zumba. Estoy casada, sí, pero sigo siendo la misma persona de antes.

No le puse entre la espada y la pared

No fue una novia loca que obligó a su pareja a casarse antes de volverse histérica. Fue una decisión (inesperada o no) que ambos tomaron juntos y no podría estar más feliz por ello.

Publicidad