Una de las últimas fotos de Tania LLasera en su Instagram ha desatado un poco la alarma al aparecer en el hospital con un ojo completamente vendado y donde comentaba que estaba "fastidiada".

Hace unos días la presentadora comentaba que le volvía a molestar el ojo después de tener que ser intervenida hace unas semanas de urgencia. Y es que según reveló Tania su sobrina le arañó en una pupila y se lo ha dañado más de lo pensado.

Ahora, Llasera ha tenido que acudir al hospital de nuevo por este motivo aunque se lo toma con filosofía, sobre todo porque tiene el mejor apoyo con el que alguien puede contar, su hijo Pepe.