Tamara Rojo es la directora artística del English National Ballet (ENB) desde hace seis años después de triunfar como bailarina de ballet, de hecho, después de pasar por el ballet de Escocia comenzó su ascenso profesional que culminó siendo la prima ballerina del Royal Ballet de Londres.

Es una profesional muy respetada en su campo pero últimamente ha sido cuestionada pues algunos de sus bailarines que la acusan de favoritismo hacia su pareja, el bailarín mexicano Isaac Hernández. Tamara , que nunca ha hablado de su vida privada, ha decidido romper su silencio para limpiar su buen nombre en una entrevista concedida a el The Evening Standard.

En la entrevista la artista asegura que "no existe la más mínima posibilidad de conflicto de intereses" porque él es un bailarín que "ha ganado todos los premios posibles". Lo cierto es que Hernández ya era toda una estrella en la Ópera de París y del teatro Mariinski de San Petersburgo antes de ingresar en el ENB para estar bajo las órdenes de Tamara.

Sin embargo, sus bailarines aseguran que un tercio de la plantilla del ENB se ha marchado en los dos últimos años por el evidente favoritismo que la directora muestra hacia su pareja. Una acusaciones que han hecho que la vida privada de Tamara salga por primera vez a la luz.