Tamara Gorro suele compartir con su 'familia virtual', como llama a sus seguidores, cómo es su día a día y en especial cómo vive su maternidad. La influencer se suele caracterizar por su talante alegre y optimista pero en su última publicación no parece demasiado contenta.

Su hija Shaila de dos años tiene un montón de deberes de la guardería, deberes que evidentemente tiene que hacer ella. Para Carnaval Tamara tuvo que hacer unos cuantos disfraces. Y los hizo ella misma, sin ayuda de nadie, y cuando creía que por fin podría guardar el material de manualidades, le han mandado otra ardua tarea.

"Sorpresa al salir del cole… mira que nos gustan las fallas, pero nos ha tocado ¡¡otro 'trabajazo' terrible!! Nos ha tocado hacer, bueno le ha tocado a mami hacer… un faraón o una pirámide de Egipto", confesaba la bloguera en sus redes sociales. Algo con lo que no está muy contenta pues, aunque se le den bien las manualidades, requieren un montón de tiempo.

Seguro que su nuevo proyecto le queda genial pero va a tener que armarse de paciencia para no desesperar.