Tamara Falcó ha dado un giro a su imagen y ha participado en un programa que le dio la oportunidad de adentrarse en uno de los conventos de clausura más modernos de España, el de las Carmelitas Samaritanas del Corazón de Jesús, y ha vivido una experiencia totalmente nueva que cuenta que ha sido "maravillosa".

La hija de Isabel Preysler, a quien estamos acostumbrados a ver en la prensa del corazón, relató cómo fue su conversión y cómo descubrió el amor a Cristo: "Me encontré con Dios Padre en el Antiguo Testamento", dijo. Uno de los momentos más curiosos fue cuando dijo que su familia iría al infierno por su estilo de vida, pues ahora está convencida de que seguir los Diez Mandamientos es lo que haría que todo el mundo estuviera en paz.

Aparte de encontrar la fe cada día a través de la Biblia, el mundo cristiano está más que actualizado y Tamara contó que recibe a diario los Evangelios por email. El nuevo rumbo que ha tomado su vida está limpiando su alma, aunque reconoció que tenía prejuicios antes de entrar en el convento y que pensaba que las monjas "tendrían una media de unos 90 años de edad".

"Si Cristo me pidiera vivir en la austeridad lo haría, espero que sí, porque somos todos suyos", declaró haciendo referencia a la posibilidad de unirse a las hermanas. "Me voy con ganas de volver", añadió, aunque no sabe si sería para quedarse.