Sophie Turner ha querido despedirse de Sansa Stark, el memorable personaje de Juego de Tronos al que ha dado vida durante las 8 temporadas de la serie, con un cambio de look radical.

El fin de esta etapa profesional tan intensa y bonita ha marcado un antes y después para todos sus actores, que ahora afrontan su brillante futuro llenos de ganas e incertidumbre.

Si hace poco era Maisie Williams, conocida en la serie como Arya Stark, la que sorprendía con un increíble cambio de look, su compañera de reparto no ha querido quedarse atrás y ha decidido seguirle los pasos.

Así, Sophie le ha dado un giro a su melena rubia, y ahora luce una media melena degradada con flequillo recto que enmarca sus ojos y armoniza sus rasgos.

En cuanto a lo personal, a la actriz tampoco le va nada mal, ya que acaba de casarse en Las Vegas con su chico, Joe Jonas.