Shakira y Gerard Piqué no están pasando por su mejor momento, no sólo por la crisis sentimental por la que atraviesan sino por los diversos problemas profesionales a los que cada uno de ellos se enfrenta. La colombiana se vio obligada a cancelar su gira El Dorado Word Tour por un grave problema en sus cuerdas vocales lo que podría complicar su economía. Por otro lado, el defensa está siendo duramente criticado por su apoyo al independentismo catalán y por su participación en la Selección Española de Fútbol.

Por eso la pareja he decidido pasar el puente encerrados en un refugio de montaña para aislarse del exterior. Se trata del refugio de Malniu, situado delante del lago de Meranges, en la Cerdanya. Un lugar casi salvaje al que hay que acceder por una carretera privada con cadenas. Aunque a veces la climatología impide por completo el acceso al refugio.

 

Tiene 54 plazas de alojamiento disponibles aunque es necesario llevar sacos de dormir. Es uno de los refugios que cuenta con más comodidades ya que, a diferencia de otros, el de Malniu cuenta con WC y agua caliente. Además ofrece servicio de bar y de comida aunque sus precios sean algo elevados debido a que todos los suministros tienen que llegar en todoterreno.

La Cerdanya es un lugar muy apreciado por los barceloneses. Se encuentra muy cerca de la ciudad y allí se puede disfrutar de la naturaleza en todo se esplendor. Además tiene varias estaciones de esquí y está cerca de Andorra. De hecho, Shakira y Piqué se construyeron una casa cerca del refugio, en Bolvir, al que acuden con mucha frecuencia. Sin embargo, no se suelen dejar ver por los habitantes del lugar ya que aprecian mucho su intimidad, más aún en los últimos tiempos en los que los rumores de crisis les persiguen permanentemente.