Ponerse de punta en blanco para una buena boda siempre es plato de buen gusto para nuestras celebrities. A ellos les encantan los saraos, y si hay reencuentros de por medio entre corbatas, pajaritas, pamelas, puros, barra libre y un buen banquete... ¡Mejor que mejor! Ya sean los 'protas' de la ocasión o los invitados de honor, las 'celebs' más VIP's se lo pasan de lujo de bodorrio en bodorrio.

Muy sonrientes pudimos ver a la parejita de moda formada por Amaia Salamanca Rosauro Varo en la boda de la heredera de Porcelanosa. María Colonques y Andrés Benet se dieron el 'sí quiero' y Julio José Iglesias y Ana Boyer no quisieron perder la ocasión de asistir a la ceremonia y hacerse con las miradas de todos los asistentes por coronarse como los más estilosos. Andrés Velencoso, Cayetano Rivera o Isabel Preysler junto a Tamara Falcó tampoco quisieron faltar a este bodorrio donde el glamour y el derroche estuvo más que presente.

Que Alejandro Talavante y Jessica Ramírez pasasen por el altar este verano provocó una auténtica reunión de celebrities. Sergio Ramos asistió junto a Pilar Rubio, acaparando todo el protagonismo durante la ceremonia. ¿Tendrán pensado darse ellos el 'sí quiero' pronto? Arancha del Sol y Finito de Córdoba o José María Manzanares y Rocío Escalona tampoco quisieron perderse el bodorrio del torero. ¡Olé, olé y olé!

La reciente boda de Beatriz Trapote y Víctor Janeiro ha copado la portada de la revista Hola y no se habla últimamente de otra cosa. Los novios se han dado el 'sí, quiero' ante más de cuatrocientos invitados en una finca de Jeréz. La ceremonia sirvió para que la familia Janeiro se reencontrase en una velada inolvidable. Aunque si hay alguien que nos ha sorprendido recientemente con su bodorrio secreto ha sido la mismísima Raquel del Rosario.

Las bodas reales, a pesar del protocolo, también tienen su punto de diversión. Reencuentros entre casas reales de diferentes países y una fusión de culturas y modelitos que no deja indiferente a nadie. La de los duques de Cambridge, Kate y Guillermo, fue una de las más esperadas a la par que recordadas entre la realeza.