Sara Carbonero va retomando poco a poco su rutina. Ha sido un mes difícil tanto para ella como para su marido, Iker Casillas, ya que él sufrió un infarto a principios de mes y, cuando todavía no se habían recuperado del susto, a la periodista le detectaron un tumor maligno de ovario por el que tuvo que ser intervenida de urgencia.

Ahora la pareja junto a sus dos hijos se han instalado en su casa en La Finca de Madrid. Y es que Sara tiene que librar su batalla más dura los próximos meses y someterse al tratamiento médico que le ayude a batallar contra su enfermedad.

Sara ahora ha querido regresar a sus redes sociales con una imagen en blanco y negro en la que aparece en bañador mientras mira reflexivamente hacia la piscina. ?Sesiones bonitas?, escribe junto a la imagen nombrando al fotógrafo.

La instantánea se ha inundado rápidamente de comentarios de seguidores, amigos y compañeros que se han convertido en uno de sus principales apoyos en estos duros momentos.