Sara Carbonero ha vivido unos angustiosos días después de que su marido, Iker Casillas, sufriera un infarto. La revista Hola publicaba las imágenes del momento en el que la periodista se enteró de la terrible noticia, cuando se encontraba en Tarifa trabajando, por lo que tuvo que hacer lo imposible por llegar lo antes posible para llegar al lado del portero, trasladándose del pueblo gaditano a Madrid y de allí a Oporto.

Por suerte todo quedó un tremendo susto. Tras unos días ingresado en el hospital, Iker abandonaba el centro médico de la mano de Sara. Emocionado por todo el apoyo recibido, el guardameta quiso compartir con sus seguidores unas palabras de agradecimiento y, para corroborar que se encontraba perfectamente, Carbonero publicó una foto en la que se podía ver a Casillas sonriente mientras ella escribía: ?Bendita normalidad?.

Después de lo sucedido, Sara ha querido hacer una intensa reflexión valorando lo mucho que importa el presente. Bajo el título ?Aquí y ahora? ha publicado un mensaje en el que podemos leer frases como: ?¿Después? No hay ?después?. Porque después el té se enfría, después el interés se pierde, después el día se vuelve noche??.