Sara Carbonero ha vivido uno de los momentos más difíciles de su vida cuando hace poco tenía que despedir a su amiga María. Ahora la periodista ha querido dedicarle un emotivo mensaje a través de su blog para despedir el año.

“María tenía pensado estrenar unas botas chulísimas que le habíamos regalado en cuanto pudiera salir del hospital”, decía Sara. “Los planes, las ilusiones, el futuro que imaginamos y que no siempre llega”, seguía escribiendo, al mismo tiempo que recordaba la última vez que se vieron, en una boda de una amiga en junio.

“María me había dejado unos pendientes de coral que quedaban perfectos con mi vestido. Ella acaba de ser mamá hacía tres meses y todos comentamos lo guapa y recuperada que estaba. Bailamos hasta la madrugada y al despedirnos nuestros chicos quedaron para echar algún día una partida de mus”, confesaba Carbonero.

La siguiente vez que vimos a su marido fue en el tanatorio. Después de luchar como una campeona, una cruel y devastadora enfermedad se llevó a María en apenas tres meses dejando a sus tres niños pequeños sin mamá”, declaraba tristemente una de las fundadoras de Slow Love.

“Tenía muchísima vida por delante y muchos planes. La muerte de María ha sido uno de los mazazos más grandes y difíciles de digerir. Cuando vives agarrado a la esperanza de que ocurra un milagro, el desenlace es como un puñal directo al corazón”, termina diciendo.