Sara Carbonero ha dejado por unas horas Oporto para presentar en Madrid la nueva gama de productos de Johson's & Johson's. La periodista ha explicado que se trata de una línea pensada para adultos, Johnsons’s Vita Rich. En el evento no solo ha hablado de la marca sino también de su vida en Portugal y ha querido desmentir la información de que esté presionando a Iker Casillas para volver a España ya que no se siente "sola y aislada"como se ha dicho: "Estamos fenomenal, con nuestros días, pero nada más lejos de la realidad. Gracias a Dios tenemos un grupo de amigos, tenemos muchos planes y estamos muy bien".

La periodista, muy guapa con top de Duyos y pantalones de Marcos Luengo, ha revelado que Martín ha llevado muy bien la vuelta al colegio aunque "con sus ratitos de llanto". Pese a que no ha querido desvelar mucho sobre el rostro de Lucas, asegura que se parece a su hermano mayor. En cuanto a la idea de ampliar la familia, Carbonero comenta que le gustaría tener un tercer hijo "pero ahora mismo no" y que no le importaría que fuese otro niño: "Como no tengo niñas, te digo que los niños son maravillosos".

En cuanto a su boda, sigue hablando con reservas y de su vida de casada: "Mi vida no ha cambiado nada después de casarme. Lo que cambia la vida en pareja son los niños. Estamos igual que antes y eso es buena noticia". Por el momento, Sara ha confesado que dentro de sus planes inmediatos no está en regresar a la capital debido a los compromisos de Iker pero está feliz ya que una experiencia que "a los peques les va a enriquecer una barbaridad" y además puede seguir trabajando en nuestro país con colaboraciones y su marca, Slowlove: "Sigo con Ágatha, diseñando para ellos; tengo mi proyectos de blog; sigo con la fábrica cerca de Oporto para que supervise las colecciones", concluye.