Sara Carbonero es una de las influencers más cotizadas del panorama actual, y es por ello que cada uno de sus gestos son analizados con lupa.

Una de sus últimas fotografías ha sido objeto de una gran cantidad de criticas por ese mismo motivo, y es que durante su visita Museo de Arte Contemporáneo de Serralves, Sara no pudo resistir la tentación de hacerse una foto en una de las salas.

Así, la periodista posa junto a una obra formada por un conjunto de teléfonos con uno de los auriculares pegados a la oreja, lo que le ha supuesto una enorme lluvia de críticas.

"¿Desde cuándo se pueden tocar las obras en una galería de Arte?" o "Eso no se hace, Sara", son algunos de los comentarios que pueden leerse bajo la instantánea.

Y los comentarios no solo iban enfocados hacía su mal gesto, sino también hacia su extrema delgadez, la cual ya había dado que hablar con anterioridad.