Sara Carbonero sigue de vacaciones y ha querido acercarse hasta su pueblo natal en Toledo junto a sus pequeños Martín y Lucas. No es la primera vez que la periodista regresa allí pero en esta ocasión se ha dejado a Casillas en Oporto.

El motivo del viaje ha sido un bautizo en el que Sara ha aprovechado para reencontrarse con sus amigas de toda la vida. "Foto que resume muy bien el fin de semana. Las de siempre, para siempre, remember, familia, un poco de pueblo, viaje exprés que sienta muy bien, mi pelo se llevó todo el flashazo", escribía en Instagram.

A Sara le encanta volver a su pueblo, donde recuerda su infancia y ha vivido muy buenos momentos. Tanto que en abril del año pasado se compraba una casa allí. Además, en este viaje ha tenido tiempo de celebrar una fiesta en el jardín para los más peques. Echando de menos al futbolista, la familia volverá muy pronto a Oporto donde vivirán al menos dos años más.