Lejos de parecer que está atravesando un mal momento, tras su ruptura con Jaime Soto, Rocío Crusset no ha parado en todo el verano. Primero con su madre, después con su hermano y ahora… Rocío se ha ido de vacaciones a Ibiza en compañía de sus amigas.

Como hemos podido comprobar en las redes sociales, las jóvenes pasaron un día en Cala Comte y también estuvieron tomando algunos cócteles en Jockey Club Ibiza, una especie de 'chiringuito de lujo' ubicado en la Playa Salinas.

"Gracias vida por tanto", escribió Crusset en su perfil de Instagram junto a una foto en la que podemos ver a la modelo mirando al mar.

A pesar de la ruptura con Jaime, la cual no es definitiva, pues la maniquí dijo a la revista ¡HOLA!: "No hay nada en concreto, no es nuestro momento pero nos queremos mucho y ya se verá que pasa", su hermano Alberto Herrera se lleva estupendamente con su "cuñaíto" -así se llaman el uno al otro-.

Y es que no hay nada mejor que acabar una relación de una forma madura y amistosa, y este es un claro ejemplo, ya que tanto Rocío como Jaime están exprimiendo el verano al máximo.