Desde que Rocío Crusset iniciara su carrera como modelo, está imparable. Londres, Milán o Los Ángeles han sido algunos de los destinos en los que ha estado trabajando, pero ahora ha emprendido nuevos proyectos en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

La hija de Mariló Montero y Carlos Herrera, que hace unos días volvió a Madrid para el desfile de Women’s Secret, donde lució cuerpazo sobre la pasarela junto a Malena Costa o Desiré Cordero, compartió como está siendo la experiencia: “Estoy muy feliz allí, aunque trabaje mucho, me doy por satisfecha al ver esos paisajes”. No le ha costado nada el cambio y asegura que “la gente es maravillosa, muy simpática”.

Pretende seguir en ese país hasta Navidad, que será seguramente cuando regrese a Madrid para pasar fechas tan entrañables junto a los suyos y, ¿quién sabe?, quizás se instale aquí: “No hay nada cerrado y prefiero no decir nada todavía no vaya a ser que luego no se cumpla”.

Respecto al amor, parece que Rocío sigue estando soltera desde que rompió su relación con Jaime Soto, el hijo del cantante José Manuel Soto, con que el que estuvo saliendo un tiempo. Respecto a la vida en Nueva York de su madre, Rocío aseguró que la presentadora sigue allí pero que no sabe cuándo regresará.