Después de cuatro meses de noviazgo, Jaime Soto ha hecho las maletas para mudarse a Madrid, ciudad en la que reside su pareja, Rocío Crusset. El hijo de José Manuel Soto ha abandonado su Sevilla natal para emprender una nueva vida en la capital, donde lanzará su carrera musical y continuará con sus estudios de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid.

A pesar de haberse mudado para estar juntos, Rocío y Jaime todavía no se plantean vivir bajo el mismo techo. El joven músico ha fijado su residencia en el céntrico piso de su hermano Marcos, junto al que está grabando un disco que verá la luz a finales de año.

Este deseo de la pareja de residir en la misma ciudad es el reflejo de la buena dirección que ha tomado su relación. Ambos están disfrutando mucho del presente, tiempo que han aprovechado al máximo este verano en el que han disfrutado de unas vacaciones más ajetreadas que les han llevado hasta Londres, Tarifa y Glasgow.