Han pasado más de dos años desde que Rocío Carrasco y Antonio David Flores, su ex marido, comenzaron los juicios por malos tratos y alzamiento de bienes. Desde que ha empezado el nuevo año ha habido avances en el tema, pero que no son buenas noticias para la hija de Rocío Jurado.

Antonio ha respirado por fin desde que se ha conocido, por la revista Lecturas, que su mujer, Olga Moreno, no será citada para investigarla por el delito de alzamiento de bienes, tal y como ha asegurado la Audiencia Provincial de Madrid. La primera sentencia dictaba que "desviaba sus ingresos de su actuación en programas televisivos y de asistencia a eventos y entrevistas, facturándolos a través de mercantiles administradas precisamente por su esposa y su representante artístico".

Rocío era la administradora de la empresa 'Maíta & Paíto SL', la cual habría utilizado Antonio para facturar trabajos. Sin embargo, desde que se inició el proceso el ex guardia civil aseguraba que él no había hecho nada malo y que lo dejaba en manos de la justicia.

Finalmente Olga no será investigada ya que el juez la ha dejado fuera del proceso, una noticia que ha sido un alivio para su marido, ya que no quería salpicarle con su interminable batalla legal con la madre de sus hijos.