David Flores, el hijo de Rocío Carrasco y Antonio David Flores, vivió esta semana uno de los momentos más tensos de su vida, cuando tuvo que acudir a los juzgados para declarar por la demanda interpuesta por su madre a su padre, separados desde hace 17 años, por su custodia.

Y es que desde hace un año el joven vive con Antonio David y su mujer, Olga, por voluntad propia. Esta decisión ha sido la que ha provocado el juicio, y el chico está muy agradecido por el apoyo recibido por parte de su padre y la familia de este, además de su hermana Rocío, que también vive con ellos.

Según un allegado a David, tal y como revela el periodista Pepe del Real para Vanitatis, el hijo de Rociíto pensaba que su madre no iba a acudir a los juzgados. Aun así llegó nervioso, pero la cosa empeoró cuando le informaron de que su madre sí estaba dentro.

Esta fuente asegura además que tanto Antonio David como su hijo están seguros de que Rocío sólo asistió con el fin de “mediatizar el momento”, y piensan que podría haber sido ella la que hubiera filtrado la fecha de la cita con el juez a la prensa.

De hecho, según relata Del Real, David se sentía culpable de la situación puesto que todo esto se podría haber evitado. Pero el hecho de que su padre respetara su voluntad de no volver con su madre incumpliendo así el régimen de custodia estipulado, ha llevado a que los tres tuvieran que acudir al juzgado.

Aun así, según este allegado a David, el joven no entiende porqué su madre no aprovechó para acercarse y solucionar las cosas entre ambos. Para actuar como lo hizo, podría haber enviado directamente a su abogado.

Aunque según el entorno de Rociíto ella no quería acercarse para no sufrir alteraciones emocionales antes del examen psicológico al que tenía que someterse al día siguiente, lo cierto es que para su hijo sólo se trataba de una excusa más para no afrontar la situación.