Raquel Sánchez Silva ha recibido un nuevo golpe por el caso Biondo. Y es que ahora ha salido a la luz la noticia de que un tribunal de Palermo ha suspendido cautelarmente la pena impuesta a la familia del que fuera su marido, Mario Biondo, por daños a la presentadora.

Y es que en su día la familia del cámara italiano fue condenada a ocho días de arresto domiciliario por el acoso e insultos que lanzaron a Raquel a través de sus redes sociales. Aun así, sí tendrán que pagarle 3.000 euros, tal y como informa el portal Jaleos.

Medio que también informa de lo "muy satistecha" que se encuentra la familia ahora por el fallo judicial que concretamente afectaba a Giussepe Biondo, Emanuela Biondo y Santina D’Alessandro.

La familia fue condenada por un juzgado en Madrid, ya que, tal y como recogía la sentencia en su día: "La familia Biondo ha venido realizando una serie de manifestaciones y comentarios de alto contenido vejatorio e injurioso referidos a la persona de Raquel Sánchez Silva".

Pero ahora, tres años y medio después de que los Biondo presentaran un recurso contra esta sentencia, el tribunal de Palermo ha desestimado cautelarmente la ejecución de la misma en lo relativo a los días de arresto domiciliario.