Celebrities » De aquí

COSMOPOLITAN

Lo que toda veinteañera piensa al irse con el ligue de una noche

No me he enterado bien ¿Se llamaba Pedro o Pepe?

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

1. Los besos en el punto exacto

No estás enamorada de este tío, así que no hay violines ni fuegos artificiales. Sí que tiene unos abdominales de acero, que ahora es lo que más importa. Quieres disfrutar y vivir una noche de pasión.

2. Esperas que no sea un asesino en serie

No paras de ver “Crímenes Perfectos” en La Sexta, “Equipo de Investigación” y demás documentos que te hacen pensar que podría ser un asesino en serie, un violador o de una mafia de trata de blancas. Piensas que ese cuchillo en el cajón de la mesilla te salvará del estrangulamiento.

3. ¿Por qué se pone a hablar?

Tú quieres ir al lío y entrar en materia y él no para de contarte las prestaciones de su coche.  Ofrécele un poco de vino y cuando este distraído, ¡ataca!

4. Parte médico

Ojalá hubiera manera educada de pedirle sus informes médicos. Sabemos que quieres un historial de sus últimas conquistas y los resultados de sus pruebas de ETS. Aunque no hace falta ser brusca,  pregunta. Vas vale prevenir que curar.

5. No ha visto el agua en días

Al volver de un bar es posible oler un poco a baile, pero si notas que su última ducha le abandonó hace días, es el momento de proponer un baño juntos.  Unos preliminares jabonosos  son perfectos y además le dejas limpito para la acción.

6. ¿Cotilleará el baño?

Comienzas a obsesionarte con que cada vez que va el baño está registrando tus cajones y mirando en todas tus estanterías. Ahora conocerá el lugar donde guardas los tampones, el rollo de papel higiénico extra y la cantidad de paletas de sombras que coleccionas, porque nunca se sabe. Respira, no te va a robar tu nueva adquisición de Mac.

7. Si tiene novia

Te ha dicho que no tiene novia y no tienes razones para desconfiar. Deshecha la idea de mirar su móvil, James Bond. Tú al lío y céntrate en tu orgasmo que es lo que ahora nos ocupa. Si tuviera novia, al final es su responsabilidad, no la tuya.

8. Disfrutando con un extraño

La primera vez que llegas a un orgasmo con un completo desconocido es una sensación nueva. Hace tres horas probablemente no sabías ni que pisaba la tierra y ahora desearías que no saliera de tu cama en diez días. Es sexo diferente, pero no deja de ser del  bueno.

9. ¿Y sí es amor?

Que bien quedaríais al contar cómo os conocisteis el día de vuestra boda. Un flechazo desde dos esquinas de un bar que desde el primer día tuvo química. No teníais ni idea de que esto era amor pero el destino os unió. Quizás unas cervezas ayudaron, pero eso no lo digas en el brindis.

10. ¡Arriésgate y gana!

Lo dice el refranero español, que es muy sabio. El que no arriesga, no gana. Si no te hubieras lanzado a esta aventura no estarías teniendo ahora mismo un orgasmo que parece de película. Te daba vergüenza hablar con él y mira ahora, fuera pudores.

Publicidad