Celebrities » De aquí

Cosmopolitan

Lo que los hombres consideran romántico, y en realidad no lo es

Hay veces que, por muy buenas intenciones que tengan, ellos no saben verdaderamente lo que es romántico. Y sí, valoramos que lo intenten, y mucho, pero lamentablemente no podemos lidiar con ello: demasiado cursi, demasiado trabajo, demasiada parafernalia o, simplemente, demasiado de todo.

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

Y para demostrarlo, hemos decidido ponerte algunos ejemplos de todo aquello que las mujeres (aunque cueste creerlo) no consideramos romántico:

Regalos románticos después de una primera cita

Vale que le hayas impresionado y le gustes mucho, mucho; pero de ahí a llevarte una caja de bombones, un osito gigante que diga “te quiero” o un ramo de cincuenta rosas al trabajo, hay un paso. No nos malinterpretes, nos encanta que te acuerdes de nosotras y que nos tengas en un lugar especial de tu corazón, pero las chorraditas románticas, mejor guárdatelas para San Valentín, ¿no?

Colgantes con forma de corazón

Pero cuando, de verdad, tiene que hacerte un regalo y, por supuesto, no tiene ni idea de qué comprarte, confiará en las películas románticas que tanto nos han enseñado  y en  los clichés de pareja para comprarte el más horroroso colgante dorado con forma de corazón que la dependienta de El Corte Inglés le aseguró que te encantaría.

Pelearse por ti

Todos saben (no, los hombres no lo saben) que a las chicas nos gusta sentirnos seguras y protegidas cuando estamos con nuestro chico. Pero eso no quiere decir que tengan que meterse en una pelea cada vez que alguien te empuja por la calle. Agresividad no, por favor.

Presentarse en casa de tus padres sin decir nada

Esto es un no rotundo, sobre todo si aún no ha conocido a tus padres. Tan solo imagínate la situación: sales de la ducha y te encuentras a tu chico por sorpresa en el salón con tus padres. Si aún no has decidido presentarles, será por algo, y te gusta que así lo respete.

Citas dobles

Te gusta conocer a sus amigos, sí. Te gusta que él conozca a tus amigos, también.  Pero que quedéis un día a tomar unas cervezas todos juntos no es lo mismo que organizar una cita romántica contigo, tu amiga, y su nuevo novio de hace una semana.

Cantar al balcón

Y si viene con unos mariachis, aún es mucho peor. Tú no sabes dónde meterte o esconderte mientras todos los vecinos se asoman para ver lo que pasa.

Mensajes 24 horas

Claro que te gusta que esté pendiente y se preocupe por ti, pero si te manda mensajes cada 2 minutos para contarte absolutamente cada instante de su vida, y tener controlada la tuya, es muy probable que acabes detestándolo.

Publicidad