Lucía Rivera está dispuesta a llegar a ser una cotizada modelo, de ahí que hace unas semanas se trasladara a París donde no ha parado de trabajar ni un segundo.

Pero la joven de 19 años está dispuesta a dar los pasos que sean necesarios para conseguir su sueño, como quitarse el ser ‘hija de’, por lo que ya ha comenzado a quitar fotos de su perfil de Instagram en las que aparezca, por ejemplo, con su padre adoptivo, Cayetano Rivera

.

La modelo sólo ha dejado dos instantáneas publicadas en el 2016 en las que aparece siendo una niña. Sin embargo, las fotos junto a su madre, Blanca Romero, su hermano pequeño o sus abuelos maternos sí que las mantiene en su mayoría.