Paula Echevarría se ha mostrado muy hermética a la hora de hablar sobre su vida privada desde que saltara a la luz la noticia de su separación de David Bustamante hace ahora casi un año. Pero la actriz se ha enamorado y ya no tiene miedo a esconderse, tal y como hemos visto en sus últimos encuentros con Miguel Torres, el responsable de que vuelva a sonreír de nuevo.

En unas declaraciones recogidas por la revista Diez Minutos, Paula deja clara una cosa: "No me tengo que esconder y se me pillan, pues me han pillado". Y es que ya han sido hasta tres las ocasiones que los fotógrafos la han pillado entrando y saliendo de sus encuentros con el futbolista del Málaga. El último, este mismo lunes cuando ambos abandonaban por separado el lujosos apartamento que tienen alquilado en la calle Génova.

Además, Paula reconocía para esta misma publicación que Miguel es un hombre muy atractivo, aunque asegura: "Todavía es más guapo por dentro". Y es que ya no puede disimular lo evidente, aunque todavía se mantiene precavida ya que aún sigue casada con David hasta que se firme definitivamente el divorcio.