Hace unos meses Rocío Crusset desmentía su relación con Juan Betancourt, pero las recientes imágenes que han salido a la luz, donde se ve a la hija de Carlos Herrera y Mariló Montero junto al modelo y a un grupo de amigos, vuelven a hacer saltar las alarmas sobre un posible noviazgo. Todo indica que les une algo más que una estrecha amistad.

Según pudimos ver en las redes sociales, aprovecharon las fiestas navideñas para escaparse unos días a Milán junto a su amigo, el también modelo, Xavier Serrano. Fue este último el que hizo público un vídeo donde se les veía muy acaramelados, y a juzgar por los comentarios que acompañaban las imágenes, podríamos afirmar que son pareja. "Pesados" o "Todo el viaje aguantando velas", fueron algunos de los mensajes que en tono humorístico comentó el modelo.

Pero ahora de nuevo les hemos visto juntos. Esta vez en el céntrico barrio madrileño de Malasaña, donde junto a un grupo de amigos, disfrutaron de un buen rato en un café de la zona. Ella estaba pendiente del teléfono, y parecía estar recibiendo las indicaciones para llegar a otro sitio. Cuando llegó la despedida no se vio ningún gesto de cariño, pero puede ser que pretendan seguir manteniendo su relación en secreto.

Aún no hay nada confirmado, pero lo último que sabemos de la modelo, es que está más centrada que nunca en su trabajo, y tal y como declaró en su última entrevista para la revista ¡HOLA!, parece que lo más importante en su vida es su carrera profesional y que no quiere dejarle mucho tiempo al amor: "Ahora mismo estoy muy centrada en mi trabajo y en mí misma. Cada etapa tiene su punto y ahora estoy en un momento íntimo, y soy feliz así", explicaba Rocío.

Rocío Crusset y Juan Betancourt con un grupo de amigos | GTRes