Andrea Janeiro cumplió 18 años hace dos meses, momento en el que su rostro pudo ser ‘despixelizado’ porque ya no era una menor.

Este momento provocó un gran revuelo en las redes sociales ya que fueron muchos los usuarios que la insultaron, se metieron con su físico o la amenazaron de muerte, pero ahora, gracias a la policía, al menos unas 70 personas han sido ya identificadas como autores de un delito de acoso.

La madre de la joven, Belén Esteban, está muy agradecida al trabajo realizado por la policía que han trabajado incansablemente para que sus actos no quedaran impunes. Y es que aunque se escondan tras un nick, sus actos tienen consecuencias legales.