Celebrities » De aquí

"SOY BISEXUAL, CREYENTE Y HETERO"

Las polémicas declaraciones de Rafael Amargo que han incendiado Twitter

Rafael Amargo nunca ha ocultado que es una persona muy excéntrica. El bailaor acaba de dar una de sus entrevistas más sinceras al diario El Mundo donde se ha confesado bisexual, creyente y hetero.

Rafael Amargo

cct|ondacero.es Rafael Amargo

Publicidad

Rafael Amargo ha hablado con el diario El Mundo en una entrevista con la que sorprende confesándose bisexual, creyente y hetero. Un todo en uno que le hace ser la persona que hoy es y que a sus 43 años no quiere esconder.

A casi 40 grados en Sevilla, donde ha tenido lugar la entrevista, el coreógrafo ha confesado que es amigo de políticos, que le cae muy bien Soraya Saénz de Santamaría y que admira mucho el trabajo que hacen los agentes públicos porque para él ser político implica dedicar tu vida a los demás, y así cree que lo hacen los políticos como Susana Díaz, quien le hubiera gustado que fuera la primera presidenta del Gobierno.

Además, ha querido hablar de su fe. ya que como ha dicho, estudió en un colegio Opus Dei, algo que según lo que ha señalado no le ha marcado para mal y se siente orgulloso. Se considera una persona creyente y un hombre de verdad, porque como ha declarado: "Los hombres de verdad son los que respetan y se comportan con hombría", una cosa que a su parecer no tienen muchos futbolistas, a quienes considera que tienen menos mérito.

Ahora con nueva pareja, el granadino presume abiertamente su sexualidad, un tema que hasta ahora le ha traído quebraderos de cabeza ya que según lo que él dice "se han dicho muchas mentiras". Y justo de mentiras y verdades, él expresa que sabe mucho. Tanto que asegura que vale más por lo que calla que por lo que ha dicho, ya que a pesar de haber contado algunas anécdotas de su vida privada, cree que puede decir orgulloso que él no se cuelga floreros con las mujeres.

Sin embargo, sí presume de vivir divertidas experiencias, como una noche de fiesta con Brad Pitt con quien señala que se llevó una grata sorpresa bailando en París. ¿Que qué fue lo que ocurrió después? Él prefiere callar, porque como se dice por ahí, "el que come callado, come dos veces".

Publicidad