Celebrities » De aquí

TUVO QUE CANCELAR SU CONCIERTO

Pitingo, confundido con un terrorista en Estados Unidos

¡Cómo es la burocracia estadounidense! Pitingo iba camino de Nueva York a deleitar a sus miles de fans en un concierto, cuando sus planes se vieron truncados. En la embajada le denegaron el visado porque su nombre real, Antonio Manuel Álvarez Vélez, aparecía en la lista negra establecia por el Centro de Monitorización de Terroristas (TSC). ¿Qué cara se le quedaría al cantante?

Pitingo

antena3.com Pitingo

Publicidad

Europa Press/Celebrities.es | Madrid
| 12.04.2012 13:23

Pedir un visado para viajar a Estados Unidos puede ser un procedimiento de lo más normal, pero para Pitingo no ha sido así. Su nombre aparecía en la lista de los terroristas más buscados y, posiblemente, vivió uno de los momentos más bochornosos de su vida al ser denegado el permiso de entrada a Estados Unidos.

Hace unas semanas Pitingo tenía programado un concierto en el Grand Ballroom del Manhattan Center de Nueva York, pero tuvo que cancelar su gran actuación para la que había vendido todas las entradas. Cuando el cantante fue a la embajada de Estados Unidos para solicitar el visado, se encontró con una sorpresa que seguramente no esperaba.

Su nombre, Antonio Manuel Álvarez Vélez, aparecía en la lista negra de 'No Fly' establecida por el Centro de Monitorización de Terroristas (TSC) de Estados Unidos según ha publicado The New York Times.

Precisamente el nombre real de Pitingo coincidía con un hombre que está en busca y captura por las autoridades estadounidenses y, aunque la persona que tramitó su visado en la embajada sabía que no se trataba de la misma persona, la embajada tenía que seguir con el procedimiento normal y tuvo que negar la entrada del cantante a Estados Unidos.

Con tan mala fortuna que los procedimientos de autentificación de la identidad de Pitingo se alargaron y tuvo que cancelar su show en Nueva York. Según ha publicado este diario, al anular la actuación tuvieron que desembolsar más de 25.000 dólares (más de 18.000 euros) en sufragar los gastos de la cancelación.

Pitingo, por su parte, decidió acatar esta equivocación y no se ha enfrentado a la burocracia estadounidense puesto que podría haber sido un largo litigio sin conseguir nada.

Publicidad