Patricia Conde se casaba con Carlos Seguí en el año 2012, una año más tarde nacía su único hijo, Lucas. Para después, en el 2014 la pareja decidió poner fin a su relación.

El final del matrimonio dio comienzo a una relación bastante difícil entre Patricia y Carlos que todavía hoy sigue disputándose en los juzgados. Conde interpuso entonces una demanda contra su ex por malos tratos. Una demanda que perdió, además también presentó una querella por presunto maltrato y abandono puntual del menor, que fue sobreseída.

La expareja tienen todavía dos juicios más pendientes, la custodia de su hijo y el de revelación de secretos.

Ahora, la presentadora está travesando uno de sus momentos más duro en todo este proceso pues la fiscalía ha pedido para ella dos años y siete meses de cárcel por un delito continuado de revelación de secretos, informa el medio 'LOC'.

"Guiada por el deseo de vulnerar la intimidad de su ex pareja, Carlos Seguí, extrajo del ordenador familiar, una vez cesada la convivencia y la relación entre ambos, una serie de correos electrónicos relativos a su esfera personal", señala el escrito de la fiscalía.

Un material que Patricia Conde aportó "con la demanda de divorcio que presentó en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número uno de Alcobendas", además de otros documentos como la agenda personal de Carlos Seguí y otros correos personales.

La fiscalía también pide una multa de 19 meses a razón de 12 euros diarios: unos 6.850 euros. La defensa de Carlos Seguí es más dura y pide para Patricia Conde cuatro años de prisión y 20.000 euros en concepto de daños y perjuicios.