Anoche las puertas de El Hormiguero volvían a abrirse a lo grande para arrancar una nueva temporada. De ahí que para una ocasión tan especial el programa contase con una invitada de excepción: Penélope Cruz.

Poco dada a conceder entrevistas en nuestro país, lo cierto es que Pe estuvo de lo más simpática. No se cortó con las preguntas de Trancas y Barrancas, que quisieron saber si dormía con o sin pijama: “Pues con este calor que hace, con pijama no, claro. Ahora, cómo lo hago, podéis pensar lo que queráis”.

Las hormigas más ‘caradura’ de la pequeña pantalla también quisieron saber lo que hace la de Alcobendas con las camisetas viejas de Javier Bardem: “Aquellas que ya no usa y que me quedan bien, las conservo para mí, porque ahora son camisetas vintage”.

Además, nuestra actriz más internacional confesó que ya no llevaba jamón y embutido escondido en la maleta: “No compensa el tiempo que te retienen en el aeropuerto y, además, en la mayoría de ocasiones te lo requisan”. Por otro lado, también confesó ser toda una cocinillas al otro lado del charco: “Hago unos huevos rotos con un secreto que me contó Lucio, del restaurante Casa Lucio, que les tiene encantados”.

La actriz estrenará en noviembre ‘La Reina de España’ de Atresmedia Cine, y quiso echar la vista atrás para recordar el día en el que ganó un Oscar, confesando que antes de ir a la gala se comió un plato de lentejas: “Lo que no sabe nadie es que tuve que ir al día siguiente a trabajar a las ocho de la mañana. Intenté que me dieran permiso, pero nada”, contaba entre risas.