Paula Echevarría necesitaba descansar y lo hizo de la mejor manera que con su hija y grupo de amigos. La terrorífica noche de Halloween fue con su pandilla a un local de Madrid, en Villanueva de Pardillo, donde fue disfrazada de Bella pero sangrienta. Entre foto y foto que colgó en sus redes sociales, se ve que esta rodeada de todos sus amigos pero no de Miguel Torres.

Después de pasar una buena noche, la actriz dejó la fiesta a un lado e hizo planes con su hija Daniela. El sábado aprovechó para irse al gym y luego se fue a un restaurante de comida rápida donde las dos disfrutaron de una tarde de chicas, y Paula se puso a prueba con el regalo que incluía el happy meal: un cubo de Rubik que la puso de los nervios. Ya por la noche fue a cenar con sus amigos a un restaurante llamado Bocanegra en Villanueva del Pardillo.

Para terminar el puente, el domingo por la mañana se fue de paseo con Daniela donde se puede ver a través de sus Stories de Instagram que iban las dos perfectamente conjuntadas con unos pantalones de topos, sudadera y gorra.