Paula Echevarría ha celebrado la vuelta al cole por todo lo alto. Este lunes, tras acompañar a su hija Daniella en su primer día de cole, se reunía con su grupo de mejores amigas, las conocidas como ‘Las Pencas’, entre las que se encontraban Isabel Navarro, la mujer de Poty, con el que la actriz habría tenido un enfado tras las últimas declaraciones del coreógrafo.

Y es que Poty quiso aclarar cuál era su actual relación con David Bustamante, después de que este le hubiera dejado de seguir en redes. El coreógrafo quiso quitarle hierro al asunto diciendo que todo estaba bien, que él seguía queriendo al artista como un hermano pequeño y que no sabían de dónde se había sacado lo de que él había sido el ‘celestino’ entre Paula y Miguel Torres, cuando ni siquiera había coincidido con ellos dos en persona.

Además, mostró su apoyo eterno al cantante, algo que no habría sentado muy bien a Paula, que creía que Poty también era su amigo. Es más, parece ser que el distanciamiento entre Busta y él se debía a que la asturiana invitó a su amiga Isabel y a todo la familia a Málaga para que conocieran a su nueva pareja, pero Poty quiso contar con el beneplácito del extriunfito, que le colgó sin dejarle dar explicaciones.

Finalmente ese encuentro no se produjo por la amistad que unía a Poty con el cantante, pero aun así la mujer de este y Paula se siguen llevando a las mil maravillas como siempre. Acudieron junto al resto del grupo al restaurante del barrio de Salamanca donde suelen compartir sus tertulias, y allí se mostraron tan cómplices e íntimas como siempre.