Paula Echeverría está deseando firmar su divorcio de David Bustamante y muestra de ello, tal y como informa la periodista Paloma Barrientos en el portal Vanitatis, es que la actriz saca a la luz lo que considera conveniente de su vida privada.

Por eso sorprendió mucho que los paparazzi la pillaran tras su encuentro con Miguel Torres en el hotel Villa Magna de Madrid. De hecho, hasta llegó a dejar el coche aparcado en la puerta a la vista de todo el mundo. Y, aunque se hable de un topo en el vestuario del Málaga, equipo en el que ahora milita Torres, lo cierto es que después de que haya estado casi un año jugando al despiste con su divorcio de David, sorprende que ahora salgan a la luz las imágenes de Paula y Miguel.

Y es que la asturiana no utilizó ninguna patraña para despistar a los periodistas que la persiguen día y noche, y eso que ya sabíamos de sobra que algo había con el jugador del Málaga. ¿Por qué hacerlo entonces tan evidente? Quizás porque está a punto de comenzar una nueva vida y esta sea la mejor forma de dejar claro que está dispuesta a que su pasado con Bustamante quede atrás de una vez lo antes posible.