Paula Echevarría aparecía radiante de blanco y con una enorme sonrisa ante los medios de comunicación por primera vez desde que se conociera la noticia de su separación de David Bustamante.

La actriz había anulado todas las entrevistas personales que tenía agendadas tras la presentación de su nueva fragancia, pero la avalancha de medios de comunicación que no han querido faltar al acto no ha dudado en abalanzarse sobre ella para esclarecer la situación actual de la pareja, ya que ninguno de los protagonistas ha confirmado ni desmentido nada.

Y eso ha sido exactamente lo que ha hecho Paula, ya que en ningún momento ha dejado claro si su matrimonio de diez años con el cantante había llegado a su fin o no: “Pasan cosas en mi vida y en mi casa, como en todas, pero si algún día pasa algo al respecto de todo lo dicho, lo sabréis. Ahora no voy a entrar. Ni yo me voy a pronunciar, ni él lo va a hacer”, ha sentenciado la actriz. Y añadido: “Mientras que David y yo no hablemos… El tiempo dirá. David y no nos queremos muchísimo”.

Echevarría ha ‘capeado’ las preguntas como ha podido: “No sé de donde salen tantas cosas, he tenido que ver cómo me relacionan con mi maquilados. Tampoco habrá imágenes mías con otros hombres. Y por favor, hay una niña pequeña y os pido respeto”. Pero la presión mediática ha sido tal que Paula ha tenido que abandonar la presentación al borde del llanto sobrepasada por la situación. Eso sí, como buena profesional que es, ha reaparecido minutos después de nuevo.

El periodista Antonio Rossi, que fue el que lanzó la exclusiva de la separación de la pareja, comentaba mientras tanto en el programa de televisión en el que colabora que ha sido ella la que le ha dado a David un ultimátum para continuar con la familia y como hasta el momento. Además, ha declarado: “La pareja ha intentado sobreponerse antes las adversidades muchas veces durante los últimos años, pero ha sido imposible”.