Paula Echevarría y David Bustamante tienen ahora que solucionar sus problemas económicos tras la separación, que no serán muchos puesto que se casaron en separación de bienes y, además, hace tres años firmaron una ‘separación’ ante notario para que cuando se hiciera oficial se resolviera lo antes posible.

La pareja tiene tres empresas: dos del cantante y una de la actriz que no darán complicación ninguna, el único punto que puede traer cola es la casa familiar, ‘El Cantábrico’, ubicada en Villafranca del Castillo (Madrid) y por el que la pareja desembolsó tras boda 1,5 millones de euros.

La finca consta de 2.500 metros cuadrados, 500 los ocupa la vivienda que consta de siete habitaciones, dos salas de ocio, una de cine y cuatro baños, además de piscina privada y un enorme jardín. Según la escritura, David poseería los cuatro quintos del inmueble, por lo que sería el máximo beneficiario, pero ahora mismo son Paula y su hija Daniella las que viven todavía allí.

Por el momento, según la periodista María Patiño, hay una serie de circunstancias económicas que tienen que solventar, en concreto “determinadas circunstancias relacionadas con campañas de publicidad”. Sería entonces cuando, seguramente, se emitiera el comunicado oficial por parte de la pareja que todo el mundo está esperando.