Celebrities » De aquí

TRAS 24 AÑOS DE MATRIMONIO

Lo que cambiará en la vida de Paloma Cuevas y Enrique Ponce tras firmar el divorcio

Más de tres meses después desde la sonada noticia de la separación entre Paloma Cuevas y Enrique Ponce, y todavía no hay firma. Un divorcio, que supuestamente está retrasando el diestro al no firmarlo, que haría que sus vidas, oficialmente, se desuniesen para siempre. Pero la gran incógnita es: ¿qué cambiaría?

Publicidad

Paloma Cuevas ha visto cómo sus 24 años de matrimonio con Enrique Ponce llegaban a su fin. Sin embargo, más de tres meses después desde que sus caminos se bifurcaran, ambos siguen teniendo cuentas pendientes: el divorcio. Un divorcio que, especialmente por los planes de futuro del diestro con Ana Soria se esperaba que fuera mucho más inmediato, pero que, por razones desconocidas hasta día de hoy, se está alargando más de la cuenta y todavía no está formalizado.

Una precisión que disiparía oficialmente su camino juntos y por el que dejarían atrás el 'sí, quiero' que un 25 de octubre de 1996 se dieron en la Catedral de Valencia. Pero ello se está retrasando ya que, supuestamente, es el torero quien todavía no ha firmado el divorcio de mutuo acuerdo que ambos acordaron, entre otras cosas, por el bien de sus hijas, Paloma y Bianca.

El todavía matrimonio habría acordado repartirse las propiedades que ambos poseen, pero las principales son tres: la finca de Cetrina, en Jaén, el piso de Pintor Rosales, en Madrid, y la casa con parcela de La Finca, en Pozuelo de Alarcón. En cuanto a la custodia de las niñas no habría problema: ambas vivirían con su madre para mantener la estabilidad que necesitan ya que debido a la profesión del valenciano, éste tiene que viajar frecuentemente, pero quien, por supuesto, las vería siempre que pudiese.

Seguro que te interesa...

El secreto mejor guardado de Paloma Cuevas tras su divorcio de Enrique Ponce

Publicidad