Miguel Bosé ha ofrecido un multitudinario concierto en Madrid con motivo de su gira 'Estaré' que ha tenido lugar en el antiguo Palacio de los Deportes de la capital española, actual wiZink Center.

Para la ocasión estuvo acompañado por algunos amigos entre los que se encontraban Pablo Alborán. Así, de esta manera el malagueño ha vuelto a subirse a un escenario después que en diciembre de 2015 anunciara su retirada temporal.

"He dado todo en estos cinco año y lo seguiré dando, pero en este momento necesito recuperar algo que aún no he creado, una vida. Una vida fuera de los escenarios y las cámaras. Me hace falta descansar", explicaba entonces.

Alborán interpretó junto a Bosé el tema que ya pudimos escuchar en su último álbum MTV Unplugged 'No hay ni un corazón que valga la pena'. Por su parte Miguel quiso agradecer a Pablo su presencia con estas palabras antes de cantar: "Él es un artista que enciende la luz por donde pasa, con él tenemos el futuro musical de nuestro país asegurado".