Las raíces tiran, por eso no es de extrañar que con la gran cantidad de tiempo que pasan en Sevilla, Rosauro Varo y Amaia Salamanca hayan decidido invertir en la tierra natal del empresario.

Según informa ABC, la pareja podría haber adquirido una casa-palacio del siglo XVIII. Una residencia de unos 1.200 metros cuadrados que pretenden rehabilitar.

El citado periódico asegura que los metros de este palacete están divididos en tres plantas y en dos patios. Uno de los mayores atractivos son sus vistas a la famosa Giralda.