Celebrities » De aquí

Después de su ruptura la pareja tenía una cita ese día

Nacho Cano le dedicó el tema '7 de septiembre' a su chica de entoces, Coloma Fernández

Dos canciones y una mujer. 'La fuerza del destino' y '7 de septiembre' fueron dos de los temas más exitosos de Mecano, pero ahora después de casi 30 años, la protagonista de dos de dos himnos de 'La Movida' madrileña cuenta la historia que vivió con Nacho Cano a finales de los 80 y principios de los 90. Coloma Fernández revela que las letras de las canciones cuentan su noviazgo y posterior relación que aún perdura, al menos, una amistad, tal y como recoge el portal LOC de El Mundo.

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

Coloma Fernández nunca imaginó que cambiar de bar y decidirse a ir a Golden Villlage, en vez de a los garitos típicos de 'La Movida', madrileña iba a hacerle conocer a Nacho Cano, y que, a pesar de que hayan pasado casi 30 años, sigue recordando ese momento de manera especial. Tenía 19 años cuando sucedió y el cantante no dudó en dedicarle dos de los temas más conocidos de Mecano: 'La fuerza del destino' y '7 de septiembre'. Como reza en la primera, empezaron mal, al menos para el cantante, que "aquella noche fue desastre, no se comió un colín".

Coloma cuenta que a pesar de que rompieron en diciembre el siguiente 7 de septiembre quedaron en el restaurante 'La Parra', cita que se prolongó los ocho años siguientes el mismo día: "Era algo bonito. Se trataba de mirarse a los ojos y ver qué ganabas: si la sensatez de que eso no va a ningún lado o la fuerza de que hay algo todavía”, cuenta respecto a sus encuentros después de su separación. Pero a pesar de la tentación, “eran citas muy limpias, nunca pasó nada", declara Coloma al portal LOC de El Mundo.

Las citas de los aniversarios de su ruptura siempre fueron en 'La Parra' y la poeta asturiana ha afirmado que siempre cenaban en la misma mesa donde "compartieron muchas risas, muchas noches y tantos momentos especiales". Coloma sabía que iba a costarle olvidarse de Nacho Cano ya que la canción se lanzó dos años después de su ruptura y después de haber estado ya dos veces en el restaurante anteriormente mencionado: "Yo sentía que iban a pasar muchos años para que consiguiese olvidarme. Me decía: 'He estado ocho años, pues igual tienen que pasar otros ocho", recoge el mismo medio citado anteriormente.

Su relación pasional se ha convertido en algo fraternal, como reconoce la propia Fernández que explica que a pesar de que no se vean sabe que puede contar con el artista: "Hemos estado épocas más alejadas y otras más cercanas. Hoy se ha convertido en una persona medio familiar. Ahora, que he tenido un percance familiar importante, le he mandado un mail para decírselo. Siempre ha estado ahí. Para mí fue mi primer amor, pero luego se ha ido convirtiendo en una especie de hermano que, aunque no lo veas, está ahí".

Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje

Publicidad