Anita Matamoros es muy sincera con todos sus seguidores. A la influencer le gusta compartir con sus fans muchos detalles de su vida a través de las redes sociales y ahora que se ha sometido a su primer retoque estético, no iba a ser menos.

La hija de Kiko Matamoros ha hecho un vídeo para su canal de Youtube en el que ha querido explicar a sus followers todos los pormenores de su reducción de pecho, incluyendo una de las anécdotas más desagradables del postoperatorio.

Y es que según lo que ha contado, su primera cura de las cicatrices de la intervención fue todo un drama. La youtuber ha confesado que lo pasó realmente mal cuando tuvo que limpiarse ella misma en la ducha sus heridas de la operación.

"No sé si fue la impresión de verlas, pero me tumbé porque empecé a marearme. Cuando salí de la bañera se me empezó a nublar la vista y me tiré al suelo, porque me estaba desmayando", ha contado para sus seguidores.

La hija de Makoke revela que la experiencia fue bastante desagradable ya que se mareó tanto que tuvieron que terminar de curarle las heridas y le tuvieron que dar un batido de chocolate para el azúcar que le ayudase a reponerse del susto.

Sin embargo, a pesar del incidente, la menor de los Matamoros está muy contenta con su intervención y ha contado que finalmente se ha reducido 100 gramos de cada pecho, quedándose así con una talla 90.