María José Campanario ya lleva desde hace tiempo luchando contra la fibromialgia, enfermedad que le ha llevado este año a ser ingresada en el hospital en repetidas ocasiones. La última vez había sido ingresada en un hospital de Sevilla justo el día que cumplía 39 años.

Después de haber sido dada de alta y cuando parecía que la de Castellón comenzaba a recuperar la alegría y normalidad de su vida, su 'enemiga' le ha vuelto a jugar una mala pasada. La esposa de Jesulín ha vuelto a ser ingresada a causa de un severo brote de fibromialgia, su décimo ingreso en tres años.

Con la pesadilla retornada en la vida de la odontóloga, una persona muy cercana a la familia le ha confesado al medio JALEOS de El Español que Campanario había ingresado en el Hospital La Salud de Cádiz con mucha discreción y de noche para no ser vista. "Pese a que la recaída fue por sorpresa, no se la esperaba nadie, ella quiso expresamente ingresar ahí para esquivar la foto", revelaba la fuente.

Y es que parece que "pidió un sitio más discreto para que nadie la persiguiera en una de sus visitas" porque bajo ningún concepto desea que se le vea como la eterna enferma: "Bastante tuvo que pasar con aquellas imágenes con la bata blanca".

Ahora "se encuentra un poco apagada" ya que le ha estando costando asumir que "los dolores mandan por ella todavía de vez en cuando". Sin embargo, sabe que "tiene a su familia de su lado y saldrá de esta como siempre".