Celebrities » De aquí

PRIMERAS DECLARACIONES DEL EX MINISTRO

Miguel Boyer tras su recuperación: "Gracias a mi mujer, me he salvado"

Miguel Boyer ha ofrecido sus primeras declaraciones tras sufrir un derrame cerebral el pasado mes de febrero. El marido de Isabel Preysler está muy agradecido, especialmente a su mujer que ha estado junto a él en todo momento. La rehabilitación sigue adelante, pero el exministro ya camina sólo, sin ayuda de muletas o bastón.

Miguel Boyer junto a Isabel Preysler

EFE Miguel Boyer junto a Isabel Preysler

Publicidad

Efe/Celebrities.es | Madrid
| 31.07.2012 18:51

Miguel Boyer camina sólo, sin ayuda de muletas o bastón, aunque el trabajo de médicos y especialistas aún tiene que añadir seguridad y estabilidad a su caminar. Y de lo que sí tiene ganas, muchas ganas, es de conversar, sin rehuir hablar sobre lo ocurrido en estos meses, desde esa fatídica noche del 28 de febrero en la que una hemorragia cerebral hizo temer por su vida.

Atrás quedan ya más de dos meses ingresado en la UCI de la Clínica Rúber de Madrid, una delicada intervención quirúrgica y unas primeras sesiones de rehabilitación, hasta recibir el alta el 23 de abril, con un pronóstico médico "muy favorable", "consciente" y "orientado".

"La vida te puede cambiar en cuestión de segundos", reflexiona en voz alta Isabel Preysler, pendiente de que su esposo salga bien y sonriente en las fotos, para las que eligen el porche y un rincón del cuidado jardín que alberga la piscina al aire libre en la que, ahora en verano, Boyer nada todos los días, en un esfuerzo más por acelerar su rehabilitación.

"Me encuentro muy bien", insiste Boyer en varios momentos de la charla, si bien reconoce que no para desde las 9 de la mañana hasta las 7 de la tarde, y de lunes a sábado. "Sólo descanso el domingo, pero estoy encantado".

Miguel Boyer repite que su mujer le ha "salvado", que ha estado y está pendiente de él en todo momento, pero ella quita importancia al asunto y habla del sentido del humor de su esposo, que no ha perdido con la enfermedad.

Publicidad