Miguel Ángel Silvestre se convirtió este fin de semana en el centro de todos los flashes en el evento que Porcelanosa celebró en Castellón, su tierra.

Era la primera vez que el actor reaparecía tras la muerte de su padre, que fallecía hace tan sólo unos días tras una larga enfermedad a los 65 años de edad. En el propio evento, al que el atractivo actor acudió muy guapo con traje y camisa, recibió el pésame de algunos compañeros, amigos y conocidos, así como de los directivos de Porcelanosa.

“Sé que mi padre estaría muy orgulloso de ver que estoy aquí”, comenzó diciendo Miguel Ángel, y añadió: “Lo único que quería es que yo fuera feliz y tuviera las oportunidades que él no había tenido. Me siento muy afortunado de haber tenido un padre tan generoso”.

En esta fiesta estuvo con Irina Shayk, con la que compartió risas, además de Nieves Álvarez o Silvia Jato, entre otros rostros conocidos.

Irina Shayk charla con Miguel Ángel Silvestre | Gtres