Merche se encuentra casi en la ruina. La cantante, que consiguió beneficios millonarios con su carrera musical, está ahogada por las deudas. Aunque no ha destacado en ningún momento por ser una persona derrochadora, decidió invertir y ayudar a sus seres más queridos, entre ellas su hermana y su madre, Verónica y Cati. Pero parece que los inmuebles en los que invirtió están enterrándola en deudas.

Aunque a nivel personal está atravesando un maravilloso momento junto al exconcursante de 'Gran Hermano', Arturo Requejo, y su hija Ambika de cinco años que adoptó en la India hace tres. En lo que a su carrera en el mundo de la música se refiere, está trabajando en los últimos detalles de su disco que saldrá a la venta en febrero de este mismo año, y planeando su próxima gira. Pero parece que hay las cuentas están desestabilizando la vida de la cantante.

Cuando el trabajo hizo imposible que fuese ella la encargada de gestionar sus beneficios y controlar sus cuentas, lo dejó en manos de personas inapropiadas en las que ella confiaba. Esto ha conseguido endeudarla y ahora Hacienda le reclama un millón de euros, según publica el portal Vanitatis. La cantante está a punto de perder un lujoso chalet en Villaviciosa de Odón, en la Urbanización El Bosque, un piso que posee en Barajas y otro inmueble que tiene en Cádiz, pues las tres propiedades se encuentran en concurso de acreedores.

Según han declarado las personas más cercanas a la cantante, ella nunca ha querido evadir impuestos y ahora su representante ha asegurado que: "solo quiere colaborar con Hacienda saldar sus deudas y seguir trabajando en el disco que sacará en febrero", pero parece que le espera un momento muy complicado.